domingo, octubre 22, 2006

El Realismo Mágico proyectado en la Novela Como Agua para Chocolate

El Realismo Mágico es una característica de la literatura latinoamericana, la cual se concentra en fundir la realidad y la magia de tal manera que parezca creíble ante los ojos de quien lo ve. Como Agua para Chocolate, es una novela, de la autora mexicana Laura Esquivel, que refleja dicha característica a lo largo de su trama.

Recordando que el Realismo Mágico refleja a través de su fantasía toda una serie de supersticiones, creencias populares y religiosas que son propias del sentir latinoamericano, es como ahora se evalúan algunas de las características de la novela de tan destacada escritora mexicana, Laura Esquivel.

Como Agua para Chocolate tiene como contexto histórico la época revolucionaria, y por lo tanto el Porfiriato. Esta novela, que pretende ser un recetario, es en verdad la historia de un amor que se ve imposibilitado por las creencias y costumbres de la época y el lugar.

El sentir y pensamiento latinoamericano, se plasman de manera notoria cuando a Tita, el personaje principal, se le impide contraer matrimonio, ya que por ser la menor, tiene la responsabilidad de cuidar de su madre, hasta que esta muera. Dicha creencia o costumbre popular era frecuentemente seguida al pie de la letra en países como el nuestro (México) a partir del siglo XX.

En las obras más representativas del Realismo Mágico, es también frecuente encontrar esa persona “sabia” que aconseja a los personajes sobre qué o cómo hacer algo. En la novela que está siendo evaluada, notamos claramente este tipo de personas en el personaje de “Nacha”, la cual, aún después de muerta, visitaba a Tita para aconsejarla sobre sus acciones, e incluso sobre las recetas que debía preparar.

En esta misma obra, y a lo largo de las recetas que se van mencionando, sobresalen características notables de esta estrategia narrativa. Así, vemos como ejemplo, cuando una lágrima de Tita es derramada sobre el pastel de bodas y por lo tanto cuando lo están comiendo, todos los invitados lloran. Un ejemplo más es cuando Tita cocina un platillo con las rosas que Pedro le había regalado con mucho amor y como consecuencia, después de comerlo, todos estaban muy románticos.

Un ejemplo más, podemos encontrarlo la analogía que se hace entre los cerillos y el amor, esto es cuando se dice que el amor son como cerillos que deben encenderse uno por uno, ya que una fuerte emoción podría causar un desastre. Esto, en teoría, suena lógico, lo irreal lo hallamos, cuando al final de la historia, Tita y Pedro en su acto de amor, “se incendian” causando la muerte de Pedro y el suicidio de Tita.

Éstas y otras características más, propias del Realismo Mágico, son las que se encuentran en la novela Como Agua para Chocolate, donde se halla la inclusión de hechos fantásticos o míticos en la realidad para dar una apariencia realista.
por: Patty Rodríguez